CUANDO LAS SOPRANOS CANTAN METAL

Por Mireia Farré

Seguro que muchos ya sabéis que en canto, y sobre todo en música clásica, la voz humana se clasifica en 3 tipos femeninos: soprano, mezzosoprano y contralto, siendo la soprano la voz más aguda de las chicas y la contralto más grave (entre otras muchas diferencias) y 3 masculinos: tenor, barítono y bajo, ídem que en las mujeres. Según la bibliografía que tomes también verás que a esta clasificación añaden los contratenores e incluso los contrabajos …

Dentro de estos 6 tipos, pueden todavía existir subtipos, por ejemplo en sopranos tenemos: ligera, lírica y dramática ( también una vez más según la escuela pueden existir otros, pero estos 3 subtipos son los más»aceptados» mundialmente).

Todas estas clasificaciones tienen en cuenta básicamente 2 cosas: la tesitura y el timbre. Para explicarlo de una manera sencilla:

tesitura: Aquella zona de la extensión total de notas en la que puedes cantar de manera más cómoda.
timbre: numero de vibraciones por segundo que realizan nuestras cuerdas vocales para producir el sonido unido a las cámaras de resonancia (faríngea, bucal, nasal, senos paranasales, frontales y maxilares y cráneo). El timbre tiene 5 cualidades, color, volumen, espesor, mordiente y vibrato.

Pues bien, hoy vamos a explicar las principales diferencias entre sopranos y en ver ejemplos prácticos. Como ya sabéis que a mí me gusta el metal con todas sus vertientes, buscaremos ejemplos dentro de este tipo de música, clasificación muy poco habitual y que me he dado cuenta haciendo investigación por la red que hay muchas incongruencias y opiniones dispares:

Soprano Ligera: La voz más aguda, de brillo casi exclusivo en el registro de cabeza. Pequeño volumen, ligereza, soltura en la zona aguda y sobreaguda, con un pasaje de registro situado en el fa sostenido 4.
Ejemplos: Sharon del Adel (Within Temptation), Vibeke Stene (exTristania), Liv Kristine (ex- Theatre of Tragedy, Leaves’ Eyes)

Soprano lírica: La más común. Timbre cálido y efusivo, equilibrado de registros y de armónicos, de volumen muy apreciable.

Ejemplos: Tarjeta Turunen (ex Nightwish, Tarja), Simone Simons (Epica) (Aunque en sus inicios incluso ella misma se clasificaba como mezzosoprano, pero mi opinión es que al menos actualmente corresponde a esta categoría), Floor Jansen (ex-After Forever, Nightwish)

Soprano dramática: Timbre tirando a oscuro, poderoso registro de pecho, agudo vibrante, con mordiente, es una categoría que no abunda en los países mediterráneos y que parece más frecuente en los nórdicos y anglosajones.

Ejemplos: Tarja Turunen (en los primeros discos de Nightwish), Dianne van Giersbergen (Xandria), Emmamuelle Zoldan (Sirenia)

Debo confesar que cuando empecé a cantar, tampoco sabía mucho lo que hacía y supongo que me dejé guiar por imitación. Las voces que más me gustaban, eran robustas, con cuerpo, medios y graves potentes y con agudos presentes pero más bien débiles, también voces negras de soul y blues …. y de alguna manera dirigí mi voz hacia esta tesitura.

Qué choque cuando empecé a ir a clases de canto clásico! No sólo mi voz no era como esas que tanto me gustaban, sino que además era del tipo de soprano más agudo y «llamativo» y que entonces menos me gustaba …. muchos fueron los profesores que desde entonces me catalogaron como soprano ligera, así que tuve la gran labor añadida de olvidarme de aquella voz «falsa» que había desarrollado durante años de equívocos, para poder descubrir mi tesitura verdadera.

No ha sido hasta después de muchos años de estudio en ambas técnicas, clásica y moderna, que puedo decir que por fin los medios y graves han ido ganando terreno en mi voz, pero de manera saludable, natural y sin forzar tal y como yo entiendo que debe ser el canto.